Blog / ¡Los mosquitos atacan de nuevo!
5 abril, 2016
¡Los mosquitos atacan de nuevo!

Sí, el verano ya está llamando a la puerta y con él, además del calor, la playa, las terracitas y las tan esperadas vacaciones, también llegan otras cosas propias de esta estación que no resultan tan apetecibles, como las inevitables picaduras de mosquitos y otros insectos. El aumento de temperaturas y las lluvias en primavera favorecen […]

Mosquito sucking blood on human skin with nature background

Sí, el verano ya está llamando a la puerta y con él, además del calor, la playa, las terracitas y las tan esperadas vacaciones, también llegan otras cosas propias de esta estación que no resultan tan apetecibles, como las inevitables picaduras de mosquitos y otros insectos.

El aumento de temperaturas y las lluvias en primavera favorecen el ambiente adecuado para la proliferación de estos incómodos animalitos, que acostumbran a desvelarnos a media noche o en mitad de la siesta con su irritante zumbido. Además, los niños suelen ser especialmente vulnerables a ellos. Un blanco fácil para sus picaduras ya que son ajenos a la presencia de estos insectos. Por eso, la mejor manera de evitar sus picaduras es que los mayores nos encarguemos de tomar precauciones por ellos.

Algunos niños parecen ser más atractivos que otros para los mosquitos y, a veces, nuestros pequeños pueden tener reacciones locales muy exageradas con grandes ronchas que pican y que pueden llegar a escocer.

Algunos estudios han demostrado que los mosquitos encuentran a sus víctimas por el olor. Poseen sensores que detectan las fuentes de dióxido de carbono y ácido láctico producidas por los animales de sangre caliente. Y no sólo eso, también se ha demostrado que el factor genético juega un papel muy importante en el olor que transpiramos y que vuelve locos a los mosquitos. Según nuestra composición genética resultamos más o menos atractivos para estos pequeños chupópteros. Estas características son las causantes de que en una misma habitación en la que duermen dos hermanos uno se levante acribillado a picotazos y el otro no muestre ni una sola picadura. Algo que se ha demostrado no sucede en gemelos iguales 100%.

Los repelentes químicos ahuyentan a los mosquitos, no porque a los mosquitos no les guste el olor de estos repelentes, sino porqué el componente químico de estos repelentes enmascara el olor del dióxido de carbono y del ácido láctico que segregamos. Algo parecido que también ocurre con los repelentes naturales como el aceite de geranio o la citronela, aunque no resulten tan eficaces como los químicos.

¿Qué podemos hacer para prevenir las picaduras de mosquito en los niños?

• Evitar las áreas donde los mosquitos pueden ser más abundantes como las zonas con basura, pequeñas acumulaciones de agua, alimentos y/o jardines.
• Usar ropa de colores claros.
• Permanecer en el interior durante las horas en las que hay más mosquitos, como las primeras horas de la mañana y al atardecer.
• Evitar el uso de perfumes o jabones con olor fuerte, ya que los mosquitos son atraídos por estos olores, y eligen a determinados individuos entre todos los demás por su olor.
• Usar camisas de manga larga o pantalones para cubrir la mayor cantidad de piel posible.
• Utilizar repelentes, preferentemente naturales. Los repelentes químicos, especialmente los que contienen DEET (N-dietil-meta-toluamida) a altas concentraciones pueden ser tóxicos, por lo que sobre todo en el caso de niños y mujeres embarazadas, deben evitarse.
o El uso de cualquier producto que se utilice para prevenir las picaduras de mosquito en los niños debe limitarse a la ropa y a la piel expuesta, nunca debe ponerse en las manos ni en la cara. Además, los niños que han utilizado DEET (o cualquier otro repelente de insectos) deben darse un baño o una ducha al final del día.
• Poner telas de red en las ventanas de las habitaciones o usar mosquiteras en la cama para poder dormir con las ventanas abiertas en las cálidas noches de verano.
• En el caso de personas alérgicas a las lociones o a los sprays repelentes de mosquitos, tomar vitaminas B1 o ajo puede ayudar a evitar las picaduras. Su uso produce un tipo de olor que es desagradable para los mosquitos.
• Colocar algunas hojas de plantas que repelen a los mosquitos aplastadas en la ropa como por ejemplo la hierba gatera, el romero, la caléndula, la menta, el eucalipto, la lavanda, la manzanilla o la citronela. Las hojas machacadas de estas plantas también se pueden mezclar con agua y utilizarse como un spray repelente natural.

¿Qué hacer para tratar las picaduras?

• Aplicar hielo o una toallita fría y húmeda.
• Utilizar un desodorante roll-on que contenga cloruro de aluminio también puede ayudar.
• Aplicar loción de calamina o crema de hidrocortisona para el tratamiento de la picadura del mosquito.
• Es importante evitar que el niño se rasque, ya que con las uñas puede romper la piel de alrededor de la picadura y favorecer así una posible infección. Intente explicarle al niño que no debe rascarse y recorte sus uñas lo más cortas posible.
• En el caso de observar signos de infección, como enrojecimiento, hinchazón o pus, llame al médico. Los mosquitos pueden transmitir enfermedades como el virus del Nilo Occidental.

Síguenos en

Destacado

JULIETTE CROWE también te recomienda los siguientes productos:

Etiqueta


Entradas Relacionadas

Blog Crowe for Men - 5 abril, 2016
    Se acerca el otoño y, aunque las temperaturas aún son bastante altas, en esta época del año...
Blog Juliette Crowe - 5 abril, 2016
La mayoría de las personas nos preocupamos cada día más por el cuidado de nuestro pelo. Tratamos de usar...
Blog Crowe for Family - 5 abril, 2016
Llegadas estas fechas del calendario casi todas las estaciones de esquí del país están abiertas para que todos los...